jueves, mayo 18, 2006

Cálculo probabilístico

Tenemos dos cuerpos
y un abismo.

Si al sumatorio de las pieles
le adherimos alas;
al aliento que exhala la sed,
humedad;
y a la soledad covalente, memoria.
Si, además, los deseos urdidos
tienden a infinito,
¿qué probabilidad existe
entre ellos de extender
una red de nervios conectivos?.

Nota: el frío y la distancia son constantes.

9 comentarios:

  1. Yo pensaba que en esto del amor las cosas funcionan porque sí, o no funcionan porque no... Pero no está de más estudiar un poco de teórica, es cierto.

    Beso aplicado.

    ResponderEliminar
  2. Pero, bah, la teoría casi nunca sirve de mucho para esta praxis. Como decía alguien que ahora no recuerdo: "Dada las premisas de las que partimos, todo sucederá exactamente como le dé la gana"..
    :D
    Al fin yo lo único que hago (como siempre) es jugar con las palabras para no llamarle "perra judía" a la vida.

    Beso aplicado a ti :P

    ResponderEliminar
  3. Hey, ¡bien! porque no me gusta mucho que me digan que todo lo que nos sucede está escrito en las estrellas...

    ¡Váyase a fotocopiarse la vida a las estrellas, don cursi!

    ResponderEliminar
  4. Juer, pues si así fuera....¿dónde coño está el libro de reclamaciones estelar?.., pa meterle un puro al escritor, vamos.
    XD

    Buen finde, cielo.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco. Sé amar por encima de las fronteras. Por eso los mapas nunca me sirvieron.

    ResponderEliminar
  6. Siempre me han gustado las matématicas, estas podrían llegar a apasionarme.

    ResponderEliminar
  7. La verdad que a mí también me gustaron siempre (qué notazas, oiga¡¡ XD). No es que se puedan aplicar a según qué cosas, ¿o sí?...

    ResponderEliminar