martes, abril 18, 2006

De tiempo

Al tiempo le gusta adherirse a lo tibio.

Como un gato meloso,
ronronean los minutos
que huyeron de una calle sin nadie,
de un reloj de estación abandonada,
de la puerta cerrada de una sala de espera,
mientras buscan el calor
que la sangre pierde en su trayecto,
en su cuenta atrás hacia el cero
frío y rotundo.

Al tiempo le place hacerse el muerto
entre las pieles que juegan
a sostener el sudor de los abrazos.
A vengarse de sí mismo
en el espacio inexistente entre los cuerpos.

Brilla como sal cuando inmoviliza la añoranza,
después de que los ojos viren
como si pudieran detenerse en lo perdido.


Desprovista de ti
en mi tibieza malgastada,
ando desnuda por la casa
para sentir sobre mí las garras
de las horas en las que te pienso.

5 comentarios:

  1. Maravilloso poema que me hace pensar en si sería conveniente que el tiempo, en vez de ir hacia delante, fuera hacia atrás.

    Y creo que no estaría por la labor (yo, digo... el tiempo miente siempre).

    Besos perennes.

    ResponderEliminar
  2. Oye, me hiciste recordar algo que no recuerdo bien...ejem =_=

    Me explico:¿ de quién era aquel poema, o escrito, o lo que fuere, en el que se nos cuenta que la vida sería mejor comenzarla siendo viejos y terminarla siendo muy niños, o muy mórulas en el vientre materno?..¿De Quino, acaso?..., no porque recordaría los dibujos, creo...¿de Benedetti?...glub¡¡¡, nada, no recuerdo. Sólo sé que me suena dentro con acento argentino.Y que si fuera así ese retroceder, no estaría tan mal.

    Anda, tú que lo sabes todo....¿de quién?.

    Besos en perenne ruta hacia el norte.

    ResponderEliminar
  3. Sí, es de Quino, del gran Quino, acabar fundido en un grandioso orgasmo, qué bonito texto. Para ti:

    La vida según Quino:
    Pienso que la forma en la que la vida fluye está mal. Debería ser al revés: uno debería morir primero, para salir de eso de una vez.
    Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí.
    Entonces empiezas a trabajar, trabajar por cuarenta años hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación.
    Luego fiestas, parrandas, drogas, alcohol, diversión, amantes, novios, novias, todo, hasta que estás listo para entrar a la secundaria.
    Después pasas a la primaria y eres un niño(a) que se la pasa jugando sin responsabilidades de ningún tipo.
    Luego pasas a ser un bebé y vas de nuevo al vientre materno y ahí pasas los mejores y últimos nueve meses de tu vida flotando en un líquido tibio, hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo.
    ¡Esto sí que es vida!

    ResponderEliminar
  4. Síííí....era de Quino¡¡¡. Es genial, ¿verdad?.

    Gracias, cielo, por la molestia que te has tomado.
    Llevaba devanándome los sesos desde la tarde, aunque Quino era mi mejor "sospechoso".

    Ya puedo dormir tranquila, je. :P

    Besos sin tiempo

    ResponderEliminar