domingo, abril 16, 2006



Algunas tardes tienen la poesía
muy callada sobre un cielo
que agoniza.
La piedra se adormece.

El tiempo es una luz
prometiendo perpetuarse.

Yo respiro.

3 comentarios:

  1. bonita foto, un atardecer tardío. Con ella le has robado la poesía a la tarde. Cuidado con la noche, ella intentará hacer lo mismo.

    Besos de aliento.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Dahrius, las más de las veces la ciudad habla idiomas que no comprendo; sin embargo, otra veces me muestra su código de siglos.

    Josean: Pequeños robos, sí. Mea culpa. Furtiva soy para esta ciudad casi siempre.

    Siempre me llega tu aliento, gracias.

    ResponderEliminar