viernes, noviembre 03, 2006

Llego hasta aquí
con todo mi deseo,
con ese que no entiende
dónde está el espacio
ni el para qué del tiempo.

No encuentro tu palabra de la noche,
ningún verso en el que volcarme,

nada que ponerme en el recuerdo.

Me voy con mis manos abiertas
como ánforas, vacías,
perfectas alfareras del silencio.

6 comentarios:

  1. mi queridisima Eva sabes que te leo a diario....y aunque no te conozca personalmente...no hace falta tampoco [hay un lugar que compartimos y nos vemos a diario]
    carino mio...las tormentas siguen...y me canse de contarlas por un tiempo....hay tanto drama en el mundo...tanta tristeza...estaba esperando escribir algo con un tono mas alegre .... algo mas comico ...algo para reir...y no puedo...todo es un llanto inmenso...un inmenso llanto!!!!!Pero no te preocupes...yo no lloro...me ahogo en el llanto de los demas dia a dia...

    besos muchos de corazon a corazon
    ...ah y sigo queriendote muchisimo...

    zidia

    ResponderEliminar
  2. Sabes cómo te entiendo, ¿verdad?. Sí creo que lo sabes muy bien.

    Como sabes que yo también te quiero así. Muchos besos, Zidia.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta eso: "Perfectas alfareras del silencio". Es lindo, Eva.

    ResponderEliminar
  4. El deseo se convierte en voz, y de repente se rompe el ánfora... llena de tiempo pasado. Ése es mi deseo para ti. Besos

    ResponderEliminar
  5. Estallar, estallarse...y salir desde el barro hacia el aire.

    Gracias, Pilar.

    Más besos

    ResponderEliminar