jueves, mayo 25, 2006

Salva

A mi hermana pequeña

Tu dolor es como el mío,
negro como tus pupilas,
igual de letal y de profundo.
Pero tú me miras
y surgen luciérnagas
salpicándome en lo oscuro.

Tu risa renueva mi boca
como volcán estrenado haciendo isla.
Sin ti soy una mueca congelada.

Tú, el imán que todo lo aglutinas:
sin ti todo me arruina y desperdiga.

Yo soy eterna agraz,
tú, vino clarividente para mi vida.

4 comentarios:

  1. Sí, muy bonito.

    El amor fraterno. Nunca sabré lo que es.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola linda. Gracias por estar siempre. Más besos.

    Josean, sí que lo sabes, porque estoy segura de que tienes amigos/as a los que amas de verdad.
    La única diferencia es que un herman@ comparte contigo la misma madre; lo cual no es siempre garantía de empatía.
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Sí, jose, muchas veces son mejores los amores de los amigos que los de los hermanos (doy fe)

    ResponderEliminar