sábado, julio 15, 2006

Oscurece, sí,
con esa negrura
en la que todos los ojos
del olvido
me contemplan.

El aire negro
me ha entregado
su regazo:
sobre él, este arabesco
de letras
calmando a mis dedos
de su horror al vacío.

Oscurece.
Pierdo en esta ceguera
las orillas,
el camino,
las huellas que esparzo
como semillas
sobre la muerte
de la luz.

Oscurece, sí,
para que todo lo imposible
esté de nuevo
recién amanecido.

4 comentarios:

  1. cuando oscuresca por fin... habra de amanecer luego..

    jeje, besos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, siempre amanece, para bien y para mal...

    Gracias por pasar. Besos de regreso.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no quiero que oscurezca.

    Beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola, niño lindo...

    Hágase la luz(amarga), pues, faltaría más, basta que tú lo pidas. XD

    Beso que no luce sin ti... :D

    ResponderEliminar