sábado, enero 13, 2007

Extranjera

Ahora la ausencia tiene
un andar funámbulo.

El vacío pende de un hilo,
constante
como un desequilibrio derramado.

La pureza del olvido
es una calle transitada
mientras un fado desgarra el tiempo detenido.

Habito este cuerpo como un refugio,
ahora que mi corazón
es el único clavo ardiendo.

2 comentarios:

  1. El PequeNo Mediocre.dom. ene. 14, 02:25:00 a. m.

    Soy Como Las Ratas Le Grite!

    El PequeNo Mediocre
    Sonrie, No Es Este
    El Invasor De Las Tierras

    Que Jamas Le Pertenecieron?

    ResponderEliminar
  2. Un beso fuente, Just...estoy de vuelta.... :D

    ResponderEliminar