lunes, febrero 20, 2006

No soy igual a quienes amas.
Yo sé pagarte
con un ejército de noches sin un solo dueño.


Apura el último sorbo
de este lugar ignoto
donde el amor no mancha la sábana.


Porque sé destruirlo con otro silencio,
más cavernario, más miserable, más espeso.

2 comentarios:

  1. Cuando el silencio se volvio poder en mis manos...?
    Cuando ya no necesite la estridencia de tus gritos hacia otras orillas..

    Es demoledor lo que escribes..a veces me tatuo en tus letras..

    Abrazos amiga mia.

    ResponderEliminar
  2. Abrazo, niña de agua mágica.

    Y un beso que te alcanza sin gritos.

    ResponderEliminar