miércoles, febrero 15, 2006

Hundirme
otra vez en lo que escribo,
con los dedos enfermos,
la voz inacabada.

Escribirme los gestos,
las posturas del alma.

Brotar nítida
desde la oscura punta de la lengua,
vaciarla.

Y brotar,
y latir,
en el submundo transparente
en que resisto.

Adherida a la fe de la palabra,
donde ni uno de mis versos
tiene miedo.

4 comentarios:

  1. ya habia pasado a dejarte un beso grande ...peroooooo...bueno...un beso enorme de aqui hasta ahi!!!

    ResponderEliminar
  2. LLegó, como siempre en el momento adecuado.

    Love you, linda.

    ResponderEliminar
  3. Que tus versos nunca le teman a nada ni a nadie...tan hermosos son que creo que vuelan libres sin control...como debe de ser...
    Un abrazo profundo.

    ResponderEliminar
  4. Un profundo como fosa océanica.

    Gracias, preciosa.

    ResponderEliminar