sábado, julio 08, 2006

No me reproches
que no pueda ayudarte
a silenciar los gritos
de esa daga en tu costado;
no soy yo quien sabe expulsar
de las noches el chirrido
de cuchillos.

No, no soy yo.
Yo ando ocupada
en la cautela de morir sin hacer ruido.

2 comentarios:

  1. Hola Eva!

    Nunca te mueras. Ni siquiera metafóricamente.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Josean¡

    Nunca???.. está bien, trataré de cumplir tu petición. 0_o.
    La verdad es que soy inmortal mientras no se demuestre lo contrario, ¿no?. =)

    Asko maite zaitut. Muxus¡¡¡

    ResponderEliminar