martes, junio 13, 2006

Temí ser devorada
por tu silencio.
Blandí el grito contra ti,
te asesiné con un golpe certero
de palabra.

Absorbí todo el mar
deletreando, una a una,
todas las gotas de su húmeda distancia.

¿Qué puedo decir
ahora que se ahoga mi garganta?.

10 comentarios:

  1. Buenas Eva; que casualidad, yo también suelo matar a la gente que quiero/quise cuando ya la cosa no puede ser... casi nunca lo consigo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, cielo. TAmpoco yo lo consigo, no creas.

    Ande andas, jo?. Has tenido fiestuqui el lunes, eh?

    ResponderEliminar
  3. Sí, estuvimos de fiesta; pero ya se pasó, lo bueno suele durar poco... Sigo peremne en mi trabajo de mierda, un tanto negativo y desesperado ultimamente.

    ResponderEliminar
  4. TAmbién yo sigo aquí, en la misma mierda.
    Mal de muchos: epidemia.

    Abrazo grande pa'soportar.

    ResponderEliminar
  5. hola, perdón por la ausencia :(

    a veces es cierto que funciona lo del asesinato de sensaciones, olores, texturas. somos humanos, y no está mal atajar hacia el olvido.

    besos.

    ResponderEliminar
  6. Y
    Despues de asesinato que es mas certero
    El revivir como fenix
    O Que sea un fantasma ,solo un fantasma.

    ResponderEliminar
  7. Hola Josean. Te eché de menos, jo.
    Me alegro de tu vuelta.

    Necesito olvidar, sí, pero también recordar por dónde se ataja para no hacerlo tan largo.

    Más besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Just.

    Uff..ya tengo demasiados fantasmas haciendo demasiado ruido..

    Te abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  9. Todos temos os nossos fantasmas, que á noite nos atormentam, se não os vencemos temos de aprender a viver com eles
    beijocas grandes

    ResponderEliminar
  10. Estoy en ello, Luna. Es sólo que aprendo lentamente.

    Muchos besos

    ResponderEliminar